lunes, 14 de abril de 2014

Un Ministro Cabezón

Todos deseamos grandes victorias y manifestaciones en nuestros ministerios. Cada vez que nos toca hacer algo para el Señor, sentimos una inquietud...Queremos que suceda algo grande. Sin embargo, hay veces que no obtenemos los resultados milagrosos que esperamos.

¿Porque no suceden las grandes cosas que leemos en la Biblia cuando ministramos? Jesucristo prometió estar con nosotros hasta el fin del mundo. Tambien prometio que todo es posible para el que cree. Entonces.....¿Porque no vemos su manifestacion? Bueno, tratare de explicartelo con una historia.

Conozco un ministro bien serio con las cosas de Dios. Hace poco, dedicó tiempo al ayuno y oracion en preparacion para predicar. Fue a predicar con un tema que tenia preparado. Estaba seguro de lo que queria hablar.

Bueno......, llegó el momento de predicar. No podia desarollar su tema. Se le seco la boca y se puso mas nervioso que un criminal. Se sentia mal. De repente.... se salio del tema.  Empezó a hablar de un tema que otro hermano habia tocado durante el culto. Cuando predicaba de este otro tema, la presencia de Dios se comenzó a sentir. El ambiente cambió. Derepente, se sintio la Uncion. Sin embargo, quiso volver al tema que preparo en su casa. La presencia se fue. Esto sucedió varias veces. Cada vez que se dejaba llevar por el otro tema, volvia la presencia. Cuando trataba de establecer SU tema, se hiba la presencia. No se daba cuenta que algo lo queria dirigir a hablar la voz del Espiritu .....El se resistia.

En fin, la presencia se fue por completo. Los hermanos lo miraban con las caras en blanco. No se sentia nada de Dios.  La iglesia parecia un cementerio. Terminó turbado y avergonzado.

Al terminar, estaba loco por irse de la Iglesia. Pero antes que lo hiciera, el pastor le comentó que Dios le habia dado un tema para predicar ese mismo dia...el tema era lo mismo que el predicador se resistió predicar. Tambien era un tema identico a lo que un hermano mencionó durante el culto. WOW! Sera coincidencia?

No mi hermano. El Espiritu de Dios queria hablar sobre algo que el predicador no quiso hablar. Por lo tanto, el Espiritu Santo no quiso respaldar al predicador. Si queremos respaldo, nunca nos olvidemos.......Dios respalda su palabra, no la nuestra. Dios se manifiesta cuando hacemos lo que El dice. Dios respalda a los que son guiados por su Espiritu.

Jesus tuvo resultados en todo su ministerio. ¿Cual es la razon que el tuvo un respaldo de Dios tan sobrenatural? Bueno en una ocasion el dijo: Yo no hablo sino lo que oigo de mi Padre...y no hago nada sino lo que veo de mi Padre.